4 ago. 2010

Entrañables especímenes

Nos ponen de los nervios, ya de por sí es lo suficientemente difícil llevar bien una relación sin que las hormonas se metan demasiado de por medio para que encima exista uno o varios especímenes que te intenten complicar la vida "sin querer".

Estos especímenes no suelen tener "especímena", de cara a los demás organismos promulgan la vida solitaria y de vez en cuando ser el huésped momentáneo de alguna despistada, caliente o desesperada. Llevan por bandera el signo de la masculinidad, no quieren que ninguna fémina estropee su perfecta vida.

Y cuando digo ninguna es ninguna, ni siquiera las novias de los especímenes amigos, por eso cuando hacen planes exigen que no vaya ninguna mujer que pueda molestar y cohibir su diversión. Anulándote como persona por tu sexo, las hembras molestamos en una piara de machos alcohólicos y salidos. Luego si tu mente divaga por un mar de dudas y tonteras varias eres criticada. Somos molestas e innecesarias, sensibles y mandonas.

Que pena me dan estos expecímenes que exigen a tu compañero elegir entre ir con ellos o dejarte en tierra con serias dudas; en silencio envidian y ansían tener una compañera que se enfade cuando la anulen, que dude cuando prefieran ir sin ella a los sitios y que en medio de una juerga lo llame para darle las buenas noches y recordarle lo mucho que le quiere. Pero mientras la encuentran o no realizan una constante propaganda anti-hembras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario