12 jul. 2010

Un corte de puntas

Me hace gracia cuando esperemos un piropo sincero en boca de la persona que queremos, no un piropo obsceno de los que te sueltan cuando vas tan tranquila por la calle, que el problema no es que sea obsceno el problema es que se lo dicen a todas.

Un piropo inesperado que te arranque una sonrisa, o uno esperado de cuando te llevas una hora delante del espejo eligiendo tono para la sombra de ojos, un reconocimiento al cambio de look cuando sales de la peluquería aunque sólo te hayas cortado las puntas. Esos detalles que necesitamos y que parece que no se dan cuenta, ¿pero para qué te voy a decir todos los días que estas guapa si lo sabes?. No vale chicos.

Todos los días veis a la tía desnuda del Marca babeais, os mordeis el labio, resoplais y comentais lo buena que está con los amigos. Pasa una tía por la calle que, a lo mejor tu novia le da mil vueltas, pero te das la vuelta y la miras de arriba abajo... No critico estas prácticas, va en la naturaleza, pero si hacéis todo eso ¿porqué no hacerlo con la mujer que piensa lo guapo que sois desde que se levanta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario