29 ago. 2010

Peluches con cara de póquer

Se aproxima el aniversario de tu nacimiento, es el primero que pasas con él, y piensas ¿Qué me regalará?. Porque estamos seguras de que habrá regalo, y más te vale que lo haya si quieres seguir cumpliendo tú años.

Intentamos recordar conversaciones en la que muy discretamente dejamos caer algo que necesitamos para sobrevivir, algo que no tenemos o para dejárselo más claro provisionarle de una lista de objetos comodín que siempre gustan recibir.

Poco antes del Día C (de cumpleaños para ella, de coñazo para él por tener que buscarle un regalo) está la pareja reunida, él lleva un rato pensativo e intentando preguntar... ¿qué te regalo? tú sonríes (sí va ha haber regalo) y dices... lo que tú quieras pero vamos que no es necesario, cualquier detallito. Es decir, no le has ayudado en nada y la indirectas no son su plato fuerte.

Llega el Día C ansiado, él muy contento por conseguir tener un paquete en sus manos envuelto por sí mismo te lo dá bruscamente por los nervios para que lo habras, tú nerviosa por abrirlo y ver con qué te va a sorprender...

¿Será la camiseta que me probé el otro día? ¿Pillaría lo del spa? ¿¡¡¡Y si es el ipod!!!? espero que no porque lo mato como se haya gastado ese dineral...

Tras tras (sonido del papel rompiéndose) y se aproxima a la abertura una oreja peluda, das el tirón final y ves un oso de peluche que te mira con cara de completa indiferencia, más o menos como la tuya. ¿Te gusta? Síiii muchoooooo. Miras a tu alrededor y ves 4 ositos indiferentes clavándote sus ojos en ti y diciéndote mentirosa. Uno más... mira que a éste le di pistas...

Y es que sea un oso, una gargantilla en forma de corazón o una alianza grabada hay regalos que si quieres que sean especiales no debes elegir, porque es ir a lo fácil, sé que en esos momentos de presión porque el día llegue la imaginación no suele estar muy fina pero sólo hay que observar. La tienda en la que siempre se para a mirar, las cosas que le gusta hacer, incluso algo con lo que te gustaría que tuviera para que te recordase. Porque un regalo debe transmitir y recordar algún momento o a alguien no tener ojos de inexpresión.

1 comentario:

  1. Con este artículo y las faltas de ortografía que en el se pueden leer suspenderías más de una asignatura en nuestra magnífica carrera.

    Pd: tu más borde admirador.

    ResponderEliminar