6 sept. 2010

Pues algo tiene que tener

Sinceramente, soy una persona celosa, no celosas de esas que no dejan vivir libremente y en paz a su pareja, pero sí celosa cuando veo que se acercan más de la cuenta. Es una delibidad que en realidad muchos y muchas tenemos.

Todo esta sinceridad tiene una razón de ser, y es que me hierve la sangre siempre que una muchacha, que nunca se ha fijado en un entrañable especímen, en cuanto este consigue una pareja con la que es feliz públicamente, ella ve la luz y empieza su retina a vislumbrar algo más que simpatía y graciosismo en él.

"Pues algo tiene que tener para que esa esté con él", piensa ingeniosamente ella. Y comienza a fijarse en lo tierno, romántico y tremendamente cuco que es. Vale, no es fuerte ni el pivón que ando buscando pero echo de menos esa atención "especial" que tenía conmigo.

Antes cuando se ponía a cantar y a hacer bromas, decias "Míralo que gracioso" y te ibas después de reírte un rato a enseñar tus mejores sonrisas, muslos y escotes al adicto al gimnasio de turno, que es más soso que el pan sin sal del Mercadona, pero está que te mueres de bueno. Ahora ves cómo canta y hace gracias para la atención y admiración de su novia, y te falta poco para mojar las bragas "Ains si me lo hiciera a mi".

Es entonces cuando la digamos, perjudicada de la historia, deja de ser la flamante pobrecita que no se había fijado en lo tierno que era su amigo. Comienza a serlo sin quererlo ni beberlo aquella que vió antes los encantos de él. Soportando risitas inocentes por un lado, comentarios que sin quererlo suenan todos sexuales, tonos de locutora de una línea caliente hablando. Y mejor no le digas nada querida, porque entonces serás una celosa incomprensiva, además eres la última que has llegado.

Chicas, os recomiendo que antes de llegar a esos extremos admiréis de verdad a las personas que siempre están a vuestro lado, porque todos tienen algo.

3 comentarios:

  1. Y otra vez la irreductible Candela puede con todos los bárbaros que pretendían destronarla. Emperadora Candela los que van a morir por usted la saludan y la aman.

    ResponderEliminar
  2. Jaja ahí andamos con la polémica, a quién le guste y a quien no mi blog está a disposición de los que quieran leerlo

    ResponderEliminar
  3. Con una novia como tú, está claro que tu novio no necesita abuela.

    ResponderEliminar